Foro Unificado de España
¡Hola!

Si eres nuevo en el juego te animamos a registrarte en el Foro para aprender, colaborar y hacer amistad con la comunidad española de eRepublik.

Para que los inicios no sean demasiado difíciles te recomendamos visitar el hilo "Primeros pasos en el foro" antes de iniciar la aventura en el Foro Unificado para saber qué secciones pueden ser de tu interés. Después te animamos a presentarte a los demás jugadores para que podamos conocerte mejor.

Deseamos que tu estancia en este Foro sea larga y productiva, así que únicamente nos queda por poder decir: ¡Sé bienvenido al Foro de todos los jugadores españoles de eRepublik!

Atentamente, el Staff del Foro Unificado.

PD: si tienes problemas al registrarte en el foro sigue las instrucciones de este hilo.

[Textos] El árbol de la ciencia (Pio Baroja)

Ir abajo

[Textos] El árbol de la ciencia (Pio Baroja)

Mensaje por Catlander el Sáb 23 Ene 2016, 13:22



[...]

La acción de la cultura europea en España era realmente restringida, y localizada a cuestiones técnicas, los periódicos daban una idea incompleta de todo; la tendencia general era hacer creer que lo grande de España podía ser pequeño fuera de ella y al contrario, por una especie de mala fe internacional.

Si en Francia o en Alemania no hablaban de las cosas de España, o hablaban de ellas en broma, era porque nos odiaban; teníamos aquí grandes hombres que producían la envidia de otros países: Castelar, Cánovas, Echegaray… España entera, y Madrid sobre todo, vivía en un ambiente de optimismo absurdo. Todo lo español era lo mejor.

Esa tendencia natural a la mentira, a la ilusión del país pobre que se aísla, contribuía al estancamiento, a la fosilificación de las ideas.

Aquel ambiente de inmovilidad, de falsedad, se reflejaba en las cátedras. Andrés Hurtado pudo comprobarlo al comenzar a estudiar Medicina. Los profesores del año preparatorio eran viejísimos; había algunos que llevaban cerca de cincuenta años explicando.

Sin duda no los jubilaban por sus influencias y por esa simpatía y respeto que ha habido siempre en España por lo inútil.

Sobre todo, aquella clase de Química de la antigua capilla del Instituto de San Isidro era escandalosa. El viejo profesor recordaba las conferencias del Instituto de Francia, de célebres químicos, y creía, sin duda, que explicando la obtención del nitrógeno y del cloro estaba haciendo un descubrimiento, y le gustaba que le aplaudieran. Satisfacía su pueril vanidad dejando los experimentos aparatosos para la conclusión de la clase con el fin de retirarse entre aplausos como un prestidigitador.

Los estudiantes le aplaudían, riendo a carcajadas. A veces, en medio de la clase, a alguno de los alumnos se le ocurría marcharse, se levantaba y se iba. Al bajar por la escalera de la gradería los pasos del fugitivo producían gran estrépito, y los demás muchachos sentados llevaban el compás golpeando con los pies y con los bastones.

En la clase se hablaba, se fumaba, se leían novelas, nadie seguía la explicación; alguno llegó a presentarse con una corneta, y cuando el profesor se disponía a echar en un vaso de agua un trozo de potasio, dio dos toques de atención; otro metió un perro vagabundo, y fue un problema echarlo.

Había estudiantes descarados que llegaban a las mayores insolencias: gritaban, rebuznaban, interrumpían al profesor. Una de las gracias de estos estudiantes era la de dar nombre falso cuando se lo preguntaban.

-Usted- decía el profesor, señalándole con el dedo, mientras le temblaba la rodilla por la cólera-, ¿cómo se llama usted?
-¿Quién? ¿Yo?
-Sí, señor; ¡usted, usted! ¿Cómo se llama usted? -añadía el profesor, mirando la lista.
-Salvador Sánchez.
-Alias Frascuelo -decía alguno, entendido con él.
-Me llamo Salvador Sánchez; no sé a quién le importará que me llame así, y si hay alguno que le importe , que lo diga -replicaba el estudiante, mirando al sitio de donde había salido la voz y haciéndose el incomodado.
-¡Vaya usted a paseo! -replicaba otro.
-¡Eh! ¡Eh! ¡Fuera! ¡Al corral! -gritaban varias voces.
-Bueno, bueno. Está bien. Váyase usted -decía el profesor, temiendo las consecuencias de estos altercados.

El muchacho se marchaba, y a los pocos días volvía a repetir la gracia, dando como suyo el nombre de algún político célebre o de algún torero.

Andrés Hurtado, los primeros días de clase no salía de su asombro. Todo aquello era demasiado absurdo. Él hubiese querido encontrar una disciplina fuerte y al mismo tiempo afectuosa, y se encontraba con una clase grotesca, en que los alumnos se burlaban del profesor. Su preparación para la ciencia no podía ser más desdichada.




Texto escogido de la Primera Parte: Vida de un edtudiante en Madrid, fragmento 2 'Los estudiantes' de la obra El árbol de la Ciencia de Pío Baroja (Alianza Editorial, Ed. 1981)


____________________________________________
Menudo lío Laughing
avatar
Catlander
Okupa del foro

Mensajes : 30268
Fecha de inscripción : 09/10/2011
Edad : 44
Localización : RD de Catalunya

https://www.erepublik.com/es/citizen/profile/9343101

Volver arriba Ir abajo

Re: [Textos] El árbol de la ciencia (Pio Baroja)

Mensaje por Mondedeu el Vie 23 Sep 2016, 05:14

Mucha cultura veo en este post. No hemos cambiado tanto...
avatar
Mondedeu
Forero
Forero

Mensajes : 724
Fecha de inscripción : 17/08/2014
Edad : 82

http://www.erepublik.com/es/citizen/profile/6000998

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.