"Putos maricones" y "comepollas", los gritos de guerra de los ultraderechistas