Fernando Alonso afronta el GP de Australia con ilusión y la convicción de que el rendimiento de McLaren irá “in crescendo” a medida que avance la temporada.