Foro Unificado de España
¡Hola!

Si eres nuevo en el juego te animamos a registrarte en el Foro para aprender, colaborar y hacer amistad con la comunidad española de eRepublik.

Para que los inicios no sean demasiado difíciles te recomendamos visitar el hilo "Primeros pasos en el foro" antes de iniciar la aventura en el Foro Unificado para saber qué secciones pueden ser de tu interés. Después te animamos a presentarte a los demás jugadores para que podamos conocerte mejor.

Deseamos que tu estancia en este Foro sea larga y productiva, así que únicamente nos queda por poder decir: ¡Sé bienvenido al Foro de todos los jugadores españoles de eRepublik!

Atentamente, el Staff del Foro Unificado.

PD: si tienes problemas al registrarte en el foro sigue las instrucciones de este hilo.

[Revista] Desperta Ferro

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Jue 28 Nov 2013, 14:40


DF Moderna Nº 7: Vicksburg 1863



■Vicksburg, el Gibraltar de la Confederación por John V. Quarstein. En 1860, Vicksburg (Misisipi) era un bullicioso puerto fluvial que albergaba una población de 4591 almas. Situado a 375 km al noroeste de Nueva Orleans (Luisiana), la ciudad estaba encaramada en una serie de acantilados sobre un meandro en forma de herradura del río Misisipi. A comienzos de 1862 Vicksburg parecía a salvo del avance de las tropas federales que progresaban por el valle del Misisipi pero, para su desgracia, las fortificaciones confederadas que defendían Memphis (Tennessee) y Nueva Orleans no pudieron frenar la acometida de las fuerzas terrestres y navales de la Unión. Los barcos de vapor de la U.S. Navy proveían a los federales de una movilidad y velocidad que los confederados eran incapaces de contrarrestar y, dado que el Misisipi partía a la nueva nación del Sur en dos mitades, la Confederación debía acometer medidas decisivas para mantener la comunicación entre ambas a toda costa. Vicksburg era el lugar ideal para plantear la defensa. Mapas de Carlos de la Rocha e ilustraciones de Keith Rocco y Julia Lillo.

■Ulysses S. Grant, la forja de un líder por John Mosier (Loyola University, Nueva Orleans) Los trece meses que transcurrieron entre la batalla de Shiloh, en abril de 1862, y el desembarco de las tropas de la Unión en Bruinsburg, Misisipi, en mayo de 1863, fueron sin duda los peores momentos de la vida de Grant. Sería difícil encontrar a ningún general ilustre que se haya visto obligado a afrontar las dificultades que este experimentó durante la mayor parte de ese mortificante año: sus superiores, sus enemigos, sus subordinados y la corrupta e injuriosa prensa sensacionalista. Y, por encima de todo, el impredecible, extraño y salvaje territorio del oeste de Misisipi y el nordeste de Luisiana.

■El rostro humano de la campaña de Vicksburg por Daniel E. Sutherland (Universidad de Arkansas) La fascinación que despierta la campaña de Vicksburg gira, como es natural, en torno a las operaciones militares convencionales: los proyectos de ingeniería de Ulysses S. Grant al oeste del río Misisipi y el cruce del río, la incursión de Grierson, la captura de Jackson, la batalla de Champion Hill y el prolongado asedio suelen ser los argumentos principales. Sin embargo, esta narrativa tradicional no acierta a explicar una de las razones por las que Grant se vio obligado a avanzar sobre Vicksburg desde el oeste, la naturaleza de la guerra en el Misisipi antes y después de la caída de la ciudad y el papel de la población civil en la contienda. La respuesta a todo esto es la guerra de guerrilla, fenómeno esencial para poder comprender el verdadero significado de la campaña.

■Decepciones y determinación. Los intentos de U. S. Grant de tomar Vicksburg, diciembre de 1862-enero de 1863 por Michael B. Ballard. Las victorias federales de Iuka (19 de septiembre de 1862) y Corinth (3-4 de octubre de 1862) en el noreste de Misisipi prepararon el camino para la primera campaña del general Ulysses S. Grant contra Vicksburg. La intentona naval de forzar la rendición de la ciudad durante la primavera y el verano de 1862 había fracasado (ver “David G. Farragut y su aventura en el Misisipi” en Desperta Ferro Historia Moderna n.º 6), poniendo de manifiesto que se necesitaría la colaboración de ejército y armada para tomar esta importante ciudad fortificada. El tránsito en el río Misisipi no estaría libre de obstrucciones confederadas hasta que Vicksburg no fuera tomada. Mapas de Carlos de la Rocha e ilustraciones de Don Troiani.


■Las batallas por Vicksburg (abril-mayo de 1863) por David Martin. En marzo de 1863 el general U. S. Grant, tras cinco meses al mando del Ejército de Tennessee, no había cosechado más que fracasos en su intento por capturar Vicksburg. La aclamación obtenida tras sus victorias en Fort Henry y Fort Donelson un año atrás se habían desvanecido como consecuencia del baño de sangre en que se convirtió Shiloh y por sus frustradas intentonas contra la fortaleza confederada de Vicksburg durante el invierno de 1862-1863. Con la llegada de la primavera parecía que los días de Grant como comandante del ejército estaban contados si no era capaz de concebir un plan para la consecución de su meta. Mapas de Carlos de la Rocha e ilustraciones de Don Troiani y Keith Rocco.


■Port Hudson por David Martin. El enfrentamiento de Port Hudson (Luisiana) es ignorado con frecuencia y apenas considerado un acto secundario dentro del sitio de Vicksburg, aun cuando es una acción importante e interesante por sí misma, especialmente dada su ubicación, en la margen este del río Misisipi no lejos de su confluencia con el río Red, a unos 210 km al sur de Vicksburg y a escasos 40 km al norte de Baton Rouge. Tras la captura de Memphis y Baton Rouge por las tropas de la Unión en la primavera de 1862, el único tramo del Misisipi aún en manos de la Confederación era el que se extendía entre Vicksburg y Port Hudson, por lo que el control sobre esta parte del río era vital para mantener las líneas de abastecimiento y comunicación entre los estados confederados a uno y otro lado del Misisipi.

■Cazar al conejo en su madriguera. El sitio de Vicksburg por John V. Quarstein. ”Habéis oído que soy un incompetente y un traidor, y que mi intención era vender Vicksburg. Seguidme, y veréis a qué precio estoy dispuesto a vender Vicksburg. Cuando la última libra de ternera, beicon y harina, el último grano de maíz y la última vaca, cerdo, caballo y perro se hayan agotado, y el último hombre haya perecido en las trincheras, entonces y solo entonces venderé Vicksburg” (John C. Pemberton, teniente general del Ejército del Misisipi, 17 de mayo de 1863). Mapas de Carlos de la Rocha e ilustraciones de Keith Rocco.


■La aterradora cruzada por la supervivencia. Ciudadanos de Vicksburg recuerdan sus experiencias de la vida bajo el asedio por Terrence J. Winschel (Vicksburg National Military Park) La vida en la otrora bulliciosa, próspera y cosmopolita ciudad de Vicksburg se tornó en una pesadilla para sus habitantes, que tan pronto se inició el sitio de las tropas federales se vieron sometidos a inmisericordes bombardeos. Niños y mujeres, obligados a abandonar sus casas para buscar refugio en lóbregas y abarrotadas cuevas, hubieron de sufrir el estrés de las explosiones, el calor sofocante de sus claustrofóbicos refugios y la escasez de alimentos con el único consuelo de su patriotismo y su fervor religioso.

Introduciendo el próximo número:

■Las Legiones Polacas (1797-1807) por Andrzej Ziółkowski. En los últimos años del siglo XVIII Polonia perdió su independencia como resultado de las actividades políticas y militares de tres potencias agresoras, Rusia, Prusia y Austria. Polonia había desaparecido del mapa de Europa. El país estaba bajo ocupación, la riqueza nacional confiscada y su población sometida a represión. En vista de la superioridad militar de los agresores, muchos voluntarios decidieron emigrar y trasladar la lucha por la libertad de su patria a otros frentes europeos, especialmente combatiendo del lado de la República Francesa.

http://www.despertaferro-ediciones.com/moderna/numero-actual/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Jue 28 Nov 2013, 21:48


Especial IV: Mercenarios en el mundo antiguo

   
   Centro y periferia en el Mediterráneo antiguo  por Alberto Pérez Rubio. El servicio mercenario fue uno más de los vectores de interacción que cruzaban el Mediterráneo durante la Antigüedad, y que puede intentar comprenderse desde los esquemas de centro y periferia. Como el poeta Alceo cantara a su hermano Antiménidas, mercenario del rey de Babibilonia, “Has venido de los extremos de la Tierra con una espada de ebúrneo puño incrustado de oro”…

   (Re)construyendo al mercenario hispánico por Raimon Graells i Fabregat (Römisch-Germanisches Zentralmuseum). La figura del mercenario hispánico y su importancia está sufriendo un proceso de puesta al día de la mano de una visión renovada de los materiales arqueológicos, iconográficos y textuales, tal y como aborda Raimon Graells, investigador del RGZM, en este artículo ilustrado por Pablo Outeiral.

   La batalla de Himera por Stefano Vassallo (Unità Operativa Beni Archeologici, Palermo). En el año 480 a. C. tuvieron lugar dos grandes batallas que sellaron el destino de los griegos y contribuyeron a marcar fuertemente la historia de los pueblos mediterráneos: una de ellas transcurrió en las aguas de Salamina,frente a la ciudad de Atenas. La otra, tuvo lugar en Sicilia, frente a los muros de la colonia de Himera, y fue el enfrentamiento en que por vez primera se nombra a mercenarios ibéricos, enrolados por los cartagineses. Ilustrado por Radu Oltean y con mapas de Carlos de la Rocha.


   Condotieros al servicio de Tarento, por Pier Giovanni Guzzo. ”Hubo un tiempo en el que los tarentinos disfrutaron de una pujanza sobresaliente, mientras se rigieron por un régimen democrático. Así, poseían la mayor flota de la región, al tiempo que disponían de 30 000 soldados de infantería, 3 000 jinetes y 1 000 comandantes de caballería.[...] Pero a la postre, por esa misma prosperidad, la molicie se apoderó de ellos hasta el extremo de que cada año se celebraban entre ellos más fiestas públicas que días tiene el año; y ésta fue también la causa de que el gobierno de la ciudad empeorara. Uno de los síntomas de la decadencia política es el hecho de que se empleara comandantes mercenarios, por ejemplo Alejandro el Moloso, al cual encomendaron la lucha contra los mesapios y los lucanos, e incluso con anterioridad Arquídamo, el hijo de Agesilao; osteriormente, Cleónimo y Agatocles, y, finalmente, Pirro, cuando se coaligaron contra los  romanos” (Estrabón VI.3.4). Ilustrado por Pablo Outeiral y con mapa de Carlos de la Rocha.


   Hijos de Marte. El mercenariado itálico en Sicilia y la Magna Grecia por Gianluca Tagliamonte (Università del Salento – Lecce). A juicio de los antiguos autores griegos y latinos, las poblaciones de estirpe itálica asentadas en la Italia centro-meridional en época prerromana eran tenidas por gentes violentas y belicosas para las que la guerra y las actividades predatorias representaban un modo normal de existencia y de relación. El servicio mercenario, que desarrollará en la Magna Grecia y Sicilia, se explica así como una faceta más en la evolución de estas sociedades y en sus contactos con otros ámbitos culturales. Ilustrado por Pablo Outeiral.

   Las bandas mercenarias como comunidades políticas: Sicilia por Sandra Péré-Noguès (Université Toulouse 2 – Le Mirail). Si bien la imagen de las bandas mercenarias pasando de un contratante a otro es de lo más familiar, ello no debe ocultarnos que, en la Antigüedad hubo otra realidad bien distinta, de la que la expedición de los Diez Mil fue su mejor paradigma: la “vocación política” de los mercenarios. Con mapa de Carlos de la Rocha.

   A la luz de la luna persa. Mercenarios griegos en el Imperio aqueménida por Daniel Gómez Castro (Institute of Historical Research, Atenas). El de mercenario es, por lo menos que se sepa, el segundo trabajo más antiguo del mundo y, como toda cuestión con un largo recorrido, ha sufrido mutaciones y cambios en la misma medida que lo hacía la sociedad donde éste se desarrollaba. Daniel Gómez analiza el desarrollo del mercenariado griego en relación a ese vecino que tanto mediatizó el desarrollo histórico de la Hélade: el Imperio aqueménida. Ilustrado por Ángel García Pinto.

   Los mercenarios celtas en los ejércitos de los Epígonos por Luc Baray (CNRS). “Los reyes de Oriente no hacían ninguna guerra sin el ejército mercenario de los galos ni recurrían a otros que no fueran galos cuando eran expulsados de su reino. Tan grande era el temor al solo nombre de los galos y el éxito invencible de sus ejércitos, que creían no poder defender su majestad ni recuperarla, una vez perdida, sin el valor de los galos” (Justino, Filípicas, XXV.2.8-10).


   La Guerra Inexpiable por Dexter Hoyos (University of Sydney). En el año 241 a. C., los ejércitos de mercenarios y libios reclutados por Cartago para luchar en Sicilia volvieron al norte de África bajo los términos del tratado de paz con Roma. Antes de terminar el año, se rebelaron contra sus empleadores y desencadenaron un gran conflicto en el territorio púnico del norte de África que el historiador Polibio llamó la “Guerra sin cuartel” o “Guerra Inexpiable”. Ilustrado por Sandra Delgado y con mapas de Carlos de la Rocha.

   Gente de mala fama. La fiabilidad de los mercenarios por Fernando Quesada Sanz (Universidad Autónoma de Madrid). Las fuentes clásicas que nos han llegado son en general conservadoras y partidarias del empleo de milicias ciudadanas de hombres libres, propietarios que luchaban por sus familias y su patria: “se comprenderá en qué se diferencian, y hasta qué punto, las tropas mezcladas y bárbaras, de las educadas en costumbres políticas y en leyes ciudadanas” (Pol. I.65.7). Se sobreentiende que estas milicias son las únicas que garantizan fiabilidad y lealtad. Curiosamente se aprecia además en las fuentes un particular rechazo a la recluta de mercenarios bárbaros, mientras que la existencia de mercenarios helenos no sufre la misma reprobación. En todo caso, y pese a una cierta mala conciencia intelectual sobre los mercenarios, las fuentes clásicas se veían por lo general obligadas a reconocer que en Grecia los mercenarios, pese a todos sus inconvenientes, se mostraban superiores en el campo de batalla a los soldados ciudadanos, incluso aunque estos últimos les superasen en coraje. Ilustrado por Ganbat Badankhand.


   Al servicio del César. Guardias de corps en Roma por Francisco Gracia Alonso (Universitat de Barcelona). La estructura política de Roma durante los últimos siglos de la República hizo necesaria la formación de cuerpos o guardias personales para la seguridad de jefes militares y líderes políticos en un período en el que las luchas sociales y los enfrentamientos civiles hacían frecuente la eliminación de los oponentes mediante el asesinato, la detención o el destierro, ycaligula las leyes podían conculcarse a voluntad tanto de las diferentes facciones políticas como de los dictadores, sirviendo de ejemplos los conflictos de los Graco o las luchas entre partidarios de Mario y Sila. Por ello fue frecuente que la seguridad de los dirigentes no se encomendara al ejército o a las milicias públicas, sino que desde el siglo III a. C. aquellos que estaban potencialmente amenazados, tanto en Roma como en el gobierno de las provincias o en campaña cuando ejercían un cargo militar, recurriesen al reclutamiento de grupos de amigos o clientes con experiencia militar para que velaran por su seguridad personal. Ilustrado por Milek Jakubiec.

   A sueldo de Roma. Mercenarios durante el Principado por Adolfo Raúl Menéndez Argüín. A pesar de que las fuentes son extremadamente parcas y que la creación de un ejército profesional bajo Augusto parecía haber puesto fin a la necesidad de recurrir a este tipo de tropas mercenarias, existen evidencias de contingentes transfronterizos a sueldo que sirvieron y combatieron junto al ejército romano del Principado, como las fuerzas auxiliares especializadas reclutadas ad hoc entre tribus y pueblos de más allá de las fronteras –gentiles–. Mapa de Carlos de la Rocha.

http://www.despertaferro-ediciones.com/revistas/numero/especial-iv-mercenarios-en-el-mundo-antiguo/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Jue 05 Dic 2013, 16:21

Como va a comenzar la serie "Desperta Ferro Contemporánea" a partir del mes de enero, han publicado un artículo gratuito relacionado con el 1º número de la nueva serie, que tratará sobre el comienzo de la Gran Guerra. El artículo se titula "La invasión de Bélgica"

Para aquellos que quieran descargárselo:

http://www.despertaferro-ediciones.com/contemporanea/numero-actual/


avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Ardacho el Vie 06 Dic 2013, 13:01

Estoy por suscribirme a la que van a sacar en Enero. Los que ya leeis las otras revistas... ¿los artículos son de esos sesudos y académicos o son accesibles para el público en general?
avatar
Ardacho
Señor de los Tebeos

Mensajes : 1333
Fecha de inscripción : 10/09/2011
Edad : 42
Localización : Kaostellón

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/459471

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Vie 06 Dic 2013, 20:44

Ardacho escribió:Estoy por suscribirme a la que van a sacar en Enero. Los que ya leeis las otras revistas... ¿los artículos son de esos sesudos y académicos o son accesibles para el público en general?
El mejor ejemplo de cómo son los artículos es este gratuito. Con él te puedes hacer una idea bastante exacta del grado de accesibilidad de los mismos.
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Sáb 28 Dic 2013, 16:46

DF Antigua y Medieval Nº21: Filipo II de Macedonia


   La constitución del reino de Macedonia y el periodo anterior a Filipo por José Pascual González (Universidad Autónoma de Madrid). Si Zeus, el padre de los dioses, desde su elevada morada, volviera su vista hacia el norte, contemplaría una extensa región que se extiende justo a sus pies, desde la ladera septentrional del Monte Olimpo hasta el lejano Monte Pangeo. En este artículo, el profesor Pascual analiza la historia del reino macedonio en el periodo anterior a Filipo II, su evolución a lo largo de los siglos V y IV a. C., su geografía y la peculiar ‘helenicidad’ de sus moradores. El artículo viene acompañado de una genealogía de soberanos macedonios del periodo tratado (en la imagen, un detalle) y un mapa de Macedonia en el momento de la llegada de Filipo II al trono, ambos de la mano de Carlos de la Rocha.

  La reforma de la infantería en el s. IV a. C.: de Ifícrates a la falange macedonia por Nick Sekunda. A Filipo II de Macedonia se atribuye la invención de la falange macedónica en el invierno del año 359/8 a. C. Por otra parte, y según testimonio de Diodoro Sículo y Cornelio Nepote, sería el general ateniense Ifícrates el responsable de la adopción de cambios radicales en el equipamiento de las tropas bajo su mando, en vísperas de la expedición persa contra Egipto en el 373 a. C. En este artículo se examina la posibilidad de que estos “ificrátidas” fueran en realidad los precursores de las falanges macedónicas, así como los indicios de su uso por los ejércitos griegos en la década del 360. En la imagen, un detalle de soldado falangita macedonio del periodo temprano, en torno al reinado de Filipo II. En este periodo su panoplia era muy pobre, como campesinos recién enrolados que eran. El artículo viene acompañado de dos soberbias ilustraciones de Pablo Outeiral (detalle de una de ellas en la imagen adjunta).


   Macedonia triunfante por Anna Mysłowska (UAM). Filipo II subió al trono en un momento crítico: la frontera noroccidental, después de la derrota de Pérdicas, estaba desprotegida. El rey de los ilirios, Bardilis I, preparaba su ejército para enviar una expedición contra Macedonia y el norte del país estaba siendo saqueado por los peonios. A estas amenazas externas se sumaban las pretensiones al trono que tenían sus hermanastros, así como otros pretendientes apoyados por Atenas y los tracios. En este artículo Anna Mysłowska analiza cómo, a pesar de los numerosos problemas, el rey Filipo II logró alzar el reino macedonio a una posición de supremacía en la Hélade. El artículo cuenta, además, con un detallado mapa de Grecia que muestra la expansión de Macedonia bajo el reinado de Filipo, composición de Carlos de la Rocha.

  La Tercera Guerra Sagrada por Sławomir Sprawski (Universidad Jaguelónica, dia 25Cracovia). La Tercera Guerra Sagrada o Guerra Focidia comenzó cuando los focidios, instigados por sus ambiciosos líderes, ocuparon el famoso santuario de Apolo en Delfos, proclamando que tenían derechos históricos a poseerlo. Con la ayuda de un ejército mercenario pagado con los tesoros saqueados en Delfos, consiguieron resistir durante unos diez años a los tebanos y sus aliados. La brutal guerra hizo estragos en una vasta extensión del territorio de Grecia, desde Tesalia a Beocia, dejando muchas ciudades y pueblos en ruinas. Finalmente, Filipo de Macedonia intervino y puso fin a la contienda, inaugurando con ello un periodo en el que el reino de Macedonia asumiría un gran protagonismo en el gran juego político de Grecia. El artículo viene acompañado por un amplio mapa de Carlos de la Rocha que define la decadencia de Beocia y el auge de Macedonia durante este conflicto, así como por una muy detallada y colorida ilustración de la batalla del Campo de Azafrán (353 o 352 a. C.), obra de Ángel García Pinto. En la imagen adjunta vemos un detalle de esta última, mostrando las primeras filas de una falange macedonia en la mencionada batalla.


   La caballería macedonia por Jorge Juan Moreno Hernández. Durante largo tiempo el campo de batalla en la Hélade había sido dominado por los hoplitas, la infantería pesada griega, desde Maratón y a lo largo de un sinfín de enfrentamientos en los que la caballería helénica jugaba un papel secundario. A medida que nos adentramos en el IV a. C. asistimos a ciertos cambios en el ámbito militar, donde la infantería ligera y en menor medida la caballería adquirirán una relevancia cada vez mayor. Pero hemos de esperar a la eclosión de un estado menor en los confines del mundo griego, un reino donde se conocería un verdadero salto cualitativo y cuantitativo en el uso de la caballería: la Macedonia de Filipo II. Complementa el artículo una turbadora imagen del momento en que el rey Filipo es herido en el ojo por una flecha, causándole la pérdida del ojo derecho, cosa que aconteció en el año 355 a. C. durante el asedio de las ciudades de Olinto y Metone (Norte de Grecia). Ilustración de Milek Jakubiec.


  La falange macedónica contra la falange Hoplita por Eduardo Guillén

   Atenas contra Filipo. La batalla de Queronea por Adolfo Domínguez Monedero (Universidad Autónoma de Madrid). Nuestro recorrido se inicia en el año 360-359 a. C., cuando Filipo II ocupa el trono de una Macedonia conmocionada por un terrible desastre militar que ha provocado la muerte del rey, su hermano Pérdicas III y la pérdida de cuatro mil soldados, y concluye con la batalla de Queronea (338 a.C.), con la que el rey macedonio ha conseguido el dominio sobre buena parte de Grecia. Aunque a lo largo de ese tiempo Filipo tendrá que combatir con numerosos rivales dentro y fuera de la Hélade, no cabe duda de que uno de sus principales enemigos fue la ciudad de Atenas. Acompañan a este extenso artículo –¡de 10 páginas!– dos mapas, uno estratégico y otro táctico, describiendo la campaña y batalla de Queronea respectivamente, ambos de la mano de Carlos de la Rocha. Asimismo, una enorme lámina a doble página (de la que aquí podemos ver un detalle) que muestra el tramo medio de la batalla de Queronea en el momento en que se decide el desenlace final. En esta impactante ilustración, obra de Jorge M. Corada, ¡se cuenta en torno a 1500 combatientes!

   Filipo II y el Panhelenismo por Borja Antela Bernárdez (Universitat Autònoma de Barcelona). Si bien la guerra es el mecanismo último de concreción de la autoridad macedonia, lo cierto es que ningún imperialismo puede sostenerse sin un justificante cultural, a menudo religioso. En el caso de Filipo, su empleo de valores como la defensa de la Hélade o el Panhelenismo sugiere un plan de gobierno a largo plazo, así como una profunda habilidad para controlar los mecanismos de opinión del mundo griego tras un siglo de intensa lucha armada. En este artículo se analiza la idea del Panhelenismo o construcción de un Estado unitario que englobara a toda Grecia y la defendiera frente al adversario común, Persia, así como su instrumentalización por Filipo de Macedonia, quien a medida que dominaba Grecia se apropiaba de un discurso que justificaba sus acciones. En la imagen, estátera de Filipo II con representación de Heracles, símbolo del Panhelenismo vinculado además a la casa real macedonia.


   ¿Quién mató a Filipo? por Eduardo Kavanagh. En el año 336 a. C. el rey Filipo de Macedonia celebraba las bodas de su hija con el rey del Épiro. Como parte de las ceremonias se dispuso un cortejo de estatuas de dioses a través del teatro de Egas, antigua capital macedonia, tras las que caminaría Filipo. Entre las estatuas el rey, sutilmente, incluyó la suya propia. Filipo no acababa de declarar su inmortalidad cuando pronto descubriría su mortalidad. En el momento de entrar en el teatro, uno de sus guardaespaldas, Pausanias de Orestis, saltó de la audiencia y le apuñaló mortalmente en el costado, siendo el asesino a su vez inmediatamente abatido. Ahora bien, ¿se trató de un acto individual o de una conjura de palacio? Olimpia, Alejandro y el rey persa Darío son algunos, entre otros, sobre quienes ha recaído la sospecha. En este artículo se analizan las distintas posibilidades sugeridas tanto por los autores antiguos como por los modernos.

   Y además, introduciendo el nº22:

 La armada de Pedro el Ceremonioso y el asedio de Alguer (1354) por Mario Orsi. De entre todas las conquistas de la Corona de Aragón en el Mediterráneo, tal vez ninguna resultó tan disputada como la de Alguer, en Cerdeña. Puerto natural y base de partida de cualquier expedición, naval o terrestre, que quisiera operar en el norte de Cerdeña procedente del continente, su posesión era clave para el control de la zona y de las aguas circundantes. En plena guerra con Génova y con el reino de Cerdeña casi totalmente en rebelión, Pedro el Ceremonioso organizó y comandó a la isla una potente armada, que debía someter definitivamente a todas las facciones rebeldes del reino. Acompaña al artículo un mapa de la isla de Cerdeña en tiempos de su contienda con la Corona de Aragón, composición de Carlos de la Rocha. En la imagen que acompaña aquí podemos ver este mapa, así como una acuñación del rey Pedro el Ceremonioso en la que se lee la leyenda “Petrus Aragonum et Sardinierex” (Pedro, rey de Aragón y de Cerdeña).


http://www.despertaferro-ediciones.com/antigua-y-medieval/numero-actual/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Sáb 28 Dic 2013, 22:55

DF Contemporánea Nº 1: 1914, el estallido de la Gran Guerra


   ¡Estalla la guerra! Interpretaciones en el Centenario por Michael S. Neiberg (US ArmyWarCollege). Cien años después del estallido de la Primera Guerra los académicos siguen tan profundamente divididos sobre sus causas como lo estaban sus contemporáneos en 1914. A comienzos de aquel verano fatídico la mayoría de los europeos y de sus dirigentes pensaban que el continente había capeado bastante bien las recientes tormentas diplomáticas. Sin embargo, en ese mismo verano comenzó la gran guerra mundial de la que aún nos estamos recuperando un siglo después. ¿Por qué sucedió? ¿Quién fue culpable, si lo hubo? ¿Qué lecciones de la guerra podemos aplicar al mundo presente?


   Propaganda e ideología para la guerra por Jeffrey Verhey (Humboldt Universität). Un ministro alemán, Johannes Müller, observó con asombro en septiembre de 1914 que “todos los aspectos de la vida se resumen en la guerra. La guerra se ha convertido en el significado absoluto y el único propósito”. Lo que Müller apuntaba lo comentaban muchos coetáneos. La Primera Guerra Mundial fue el primer conflicto “total” en el que el “frente interno” se movilizó completamente. La retaguardia no solo suministraba alimentos y materiales para las tropas, también era crucial para la moral. Desde el comienzo mismo, la moral fue una de las armas más importantes de esta contienda, que no solo se sostuvo a través de la censura y de políticas internas inteligentes y pragmáticas, sino también dando un significado a la guerra, una tarea que en el transcurso de la contienda vino a denominarse como propaganda.

   La Batalla de las Fronteras por Rémy Porte. Poco conocida, habitualmente confundida o diluida entre otros acontecimientos del comienzo de la Gran Guerra en el frente occidental previos la batalla del Marne, la batalla de las Fronteras constituye en cambio un episodio perfectamente identificable, en el tiempo y en el espacio, de la fase de maniobras de aquel comienzo del conflicto. Así, al contrario de lo que ciertas simplificaciones pueden hacer suponer hoy en día, la batalla de las Fronteras en sentido estricto solo concierne a una región nítidamente limitada, en un periodo definido, entre el 20 y el 25 de agosto, y a dos ejércitos franceses: el 3.º del general Ruffey y el 4.º del general Langle de Cary.


   El milagro del Marne por Jean-Yves Le Naour. La batalla del Marne, esa increíble victoria francesa a escasos 60 km de París, aún suscita interrogantes. El propio general alemán derrotado Von Kluck reconoció en sus memorias: “Que unos hombres que han retrocedido durante diez jornadas, unos hombres postrados y medio muertos por la fatiga, puedan retomar el fusil y atacar al toque de corneta es una posibilidad que jamás ha sido estudiada en nuestras escuelas de guerra”. Para los franceses existe sin duda un milagro del Marne y para los alemanes, que creían tener la partida ganada, una terrible decepción. Sin embargo, el desenlace de la batalla pendió de un hilo.


  Los primeros pasos de la movilización industrial por Rémy Porte. Conservamos una imagen de la Primera Guerra Mundial como un conflicto industrial: tanques, ametralladoras, aviones, submarinos. Recordamos los millones de obuses caídos sobre varios kilómetros cuadrados en Verdún en 1916 y los 400 trenes de municiones que fueron necesarios para la batalla  de la Malmaison en 1917. También guardamos memoria de los regimientos de infantería de agosto de 1914 partiendo a la campaña con pantalón rojo y capota azul, y de las inmensas columnas de rebaños requisados que seguían a varias decenas de kilómetros por detrás la marcha de los ejércitos, igual que en el siglo precedente. Es quizás este contraste el que nos permite entender mejor los cambios introducidos en las formas de una guerra que, en cuestión de meses, se hizo total.


   Guerra de movimientos. La experiencia del combatiente por Martha Hanna (University of Colorado). Los soldados que entraron en acción durante agosto y comienzos de septiembre descubrieron rápidamente lo horrible y brutal que podía llegar a serla guerra moderna. Meses antes de que se excavaran las trincheras que definirían el estancamiento de la guerra en el frente occidental, esos hombres –reclutas, voluntarios y soldados profesionales– sufrieron largas marchas, subsistieron con raciones insuficientes, afrontaron la desesperanza vital y sufrieron los terribles efectos del fuego artillero. Muchos de esos hombres, aunque no todos, habían dejado sus hogares reconfortados por ideas románticas acerca de la gloria de la guerra. La experiencia en la línea de frente pronto les desengañó sobre esas ideas ingenuas, pero no les disuadió de que su causa no fuera justa.


  Y además, introduciendo el n.º 2:

¿Por qué Stalingrado? por John Mosier (Loyola University). En verano de 19142, Hitler y sus generales habían llegado a una encrucijada. Para estos, la única decisión sensata, la única forma de derrotar a Stalin, era apoderarse de las dos ciudades principales de Leningrado y Moscú, derrotar al Ejército Rojo en una serie de grandes batallas y poner fin a su régimen. Hitler discrepaba, justo como lo había hecho con su plan inicial para la ofensiva en el oeste. El único punto de acuerdo entre ellos era que todos percibían que estaban en disposición de ganar la guerra definitivamente en pocos meses. Aunque los titánicos combates del invierno de 1942 a 1943, generalmente conocidos como Stalingrado, terminaron en una derrota alemana, el ímpetu tras el avance alemán hacia la ciudad del río Volga, la racional decisión estratégica de Hitler, fue suficientemente sólida.

http://www.despertaferro-ediciones.com/contemporanea/numero-actual/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Nilroe el Dom 29 Dic 2013, 11:34

yo publico regularmente en Historia y Vida, que es mensual, aunque esta se la ve bastante completita. A ver si me hago con una

_________________
Duque de Aosta, Oporto y Normandia, Marques de Viseu y Linares, Señor de Saboya.
avatar
Nilroe
Forero
Forero

Mensajes : 714
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Edad : 25

http://www.erepublik.com/es/citizen/profile/8230317

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Miér 22 Ene 2014, 21:07

 DF Moderna Nº 8: Los polacos de Napoleón




El 1.er Regimiento de chevau-legers (polaco) de la Guardia Imperial por Marcin Piontek. Entre las numerosas unidades militares polacas que sirvieron en los ejércitos napoleónicos, destacó el 1er régiment de chevau-legers polonais de la Garde impériel, que se distinguió en 45 batallas y encuentros desde su creación, en 1807, hasta la mismísima Waterloo, en 1815. Ilustraciones de Keith Rocco.

   La cuestión polaca por Sebastian Teusz. En 1795 la Mancomunidad de Polonia-Lituania quedaba disuelta y Polonia desaparecía del mapa de Europa, repartida por tercera y última vez entre sus voraces vecinos. Pero ¿Qué llevó a la antaño poderosa Polonia a esta situación? Mapas de Carlos de la Rocha.



   La carga de Somosierra. Un estudio de arqueología del conflicto por Fco. Javier Pastor Muñoz y María Jesús Adán Poza. “Alrededor de mí caían los hombres y los caballos. La primera compañía, mandada por el valiente Krzyzanowski, empieza a titubear. Gritamos los dos: “¡Adelante, hermanos, hacia los cañones! ¡Viva el Emperador! ¡Adelante! ¡Viva el Emperador!”. Alcanzamos los primeros cañones y rechazamos a los artilleros, segando a cuantos encontramos. Los segundos cañones ya estaban abandonados por el enemigo en la desbandada. De repente veo que mi caballo está herido; otra bala le da en la cabeza, se cae y aprisiona mi pierna. Casi al mismo instante Krzyzanowski cae muerto. Aún quedaban unos hombres a mi lado. Gritaron: “¡Han matado a nuestro jefe, volvamos!”. A pie, liberado del caballo, cruzo corriendo el puerto bajo el fuego de los fusiles, tropiezo con el Emperador, quien pregunta: “¿Que tiene usted, está herido?” “No, señor, he cumplido vuestras órdenes y hemos cogido dos cañones. Los españoles huyen, pero mi caballo fue muerto y he perdido la mayor parte de mis soldados. Fui obligado a retirarme.”

   El Ejército del Ducado de Varsovia 1807-1814 por Andrzej Ziółkowski (Universidad Militar de Tecnología de Varsovia). A finales de 1806 Napoleón, tras derrotar a Prusia, ponía pie en territorio polaco. desde ese mismo instante, incluso antes de proclamarse la fundación del Ducado de Varsovia, miles de voluntarios acudieron a la llamada de las armas para servir al emperador contra sus enemigos comunes. Durante los años siguientes, el Ducado de Varsovia sería el principal aliado del emperador, el que más tropas aportó al esfuerzo bélico francés y el que más tiempo permaneció combatiendo bajo las águilas napoleónicas. Ilustraciones de Mariusz Kozik y Keith Rocco.


   La Legión del Vístula en el primer sitio de Zaragoza por Luis Sorando Muzás. Pocos son los casos durante las guerras napoleónicas en que un ejército sitiador, tras penetrar en la ciudad asediada, lejos de encontrarse con una victoria fácil que le permita darse al más desenfrenado pillaje, será arrastrado por la obstinación de las fuerzas defensoras a un encarnizado combate barrio por barrio, calle por calle, casa por casa. Este fue el caso del primer sitio de Zaragoza, en el que se distinguieron por su arrojo los soldados polacos de la Legión del Vístula. Ilustraciones de Keith Rocco y mapas de Carlos de la Rocha.


   Raszyn y la Campaña de 1809 en Polonia por Andrzej Ziółkowski (Universidadpolacos7 Militar de Tecnología de Varsovia). Tras la victoria francesa en 1805 y la paz de Pressburg, Austria, humillada, buscó recobrar su importancia en la arena internacional y la corte imperial y el alto mando se puso a trabajar en un plan de represalia. El 6 de abril de 1809 Austria declaró la guerra a Francia y dos días después los ejércitos habsbúrgicos atacaron Baviera, mientras que la esperada ofensiva contra el Ducado de Varsovia dio comienzo el 15 de abril. En la mañana de ese día, el VII Cuerpo del archiduque Fernando Carlos José de Habsburgo-Este, compuesto por 31 000 efectivos (25 000 soldados de infantería y 5000 de caballería) cruzó la frontera del río Pilica rumbo a Varsovia. Pero entre el archiduque y la capital se interponía el recién creado ejército de Poniatowski, carente de experiencia, entrenamiento, equipo y hasta de uniformes, pero rebosante de valor y patriotismo. Mapas de Carlos de la Rocha.


  Roman Soltyk. El horror de la guerra a través de las memorias de un oficial polaco durante la campaña de Rusia por Francisco Gracia Alonso (Universitat de Barcelona). Roman Soltyk constituye el prototipo de los patriotas polacos que unieron sus anhelos de conseguir la restitución de la independencia de Polonia a la causa napoleónica y que, tras la derrota del emperador y el posterior fracaso de la sublevación contra el Imperio ruso en 1831, acabaron sus días exiliados en Francia. En sus memorias nos dejaría un desgarrador relato de la funesta campaña de Rusia.polacos2. Berecina

   Los polacos en el Berézina por Oleg Sokolov (Universidad Estatal de San Petersburgo). Los soldados polacos de la Grande Armée se cubrieron de gloria en los numerosos combates que jalonaron la campaña de 1812, pero donde dejaron mayores muestras de su valentía fue sin duda la batalla del Berézina, el 28 de noviembre de 1812. Mapas de Carlos de la Rocha.


  Y además, introduciendo el n.º9:

La batalla de Honnecourt, 26 de mayo de 1642 por Eduardo de Mesa Gallego (Universidad Autónoma de Madrid). La derrota de Rocroi (1643) se ha convertido en uno de los hechos más magnificados del reinado de Felipe IV sin motivo: no fue la tumba de los Tercios ni el final de la maquinaria militar de los Austrias españoles, y Flandes siguió bajo su dominio hasta más allá de la extinción de la dinastía. Por contra, la victoria española de Honnecourt, acaecida en 1642, permanece casi en el anonimato y sigue siendo ignorada. Mapas de Carlos de la Rocha.

http://www.despertaferro-ediciones.com/moderna/numero-actual/


Última edición por Timoleon el Jue 23 Ene 2014, 09:10, editado 3 veces
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Miér 22 Ene 2014, 21:07

Por algún motivo no salen las imágenes...
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Khebit el Miér 22 Ene 2014, 21:46

Timoleon escribió:Por algún motivo no salen las imágenes...

El foro se lía porque las imágenes tienen un punto después del .com, así que "separa" la URL por así decirlo
avatar
Khebit
Ingeniero agrónomo

Mensajes : 5333
Fecha de inscripción : 09/09/2011
Edad : 78
Localización : Loh pajaritoh

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1931693

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Jue 23 Ene 2014, 09:11

Más o menos arreglado. Gracias Khebit
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Miér 26 Feb 2014, 18:33

DF Antigua y Medieval nº22: La Corona de Aragón en el Mediterráneo


La expansión mediterránea de la Corona de Aragón por Enrique Rodríguez-Picavea (Universidad Autónoma de Madrid). La expansión marítima de la Corona de Aragón tuvo lugar entre el último cuarto del siglo XIII y el primer cuarto del XIV. Con anterioridad asistimos a algunos precedentes que muchos autores no han considerado como parte de la expansión marítima propiamente dicha, caso de las conquistas de Jaime I (1213-1273), muy especialmente a la incorporación de Mallorca. Transcurrida la fase de la expansión marítima, el reinado de Pedro IV el Ceremonioso (1336-1387) estuvo caracterizado por la política reintegracionista en el Mediterráneo. Este artículo introductorio y de amplio espectro cronológico viene acompañado por un extenso mapa (4 páginas) que muestra las posesiones aragonesas en el Mediterráneo. En la imagen vemos a Corberán de Alet (o Lehet), senescal (segundo en el mando) de la Gran Compañía Catalana, noble de origen navarro que acompañó a Roger de Flor en sus campañas por Asia Menor, donde encontró la muerte al recibir una flecha lanzada por un enemigo turco. Mapa de Carlos de la Rocha e ilustración de Julia Lillo.

Cerdeña y la Corona de Aragón por Mario Orsi. La conquista del reino de Córcega y Cerdeña por parte de la Corona de Aragón, así como el mantenimiento de las posesiones regias en territorio sardo, fueron una de las cargas militares más difíciles que soportaron los reyes de Aragón en el transcurso del siglo XIV. Conceptos como “la guerra” de Cerdeña –referida erróneamente en singular–, el “Vietnam catalán” o la “revuelta incesante” suponen una excesiva simplificación. La presencia catalano-aragonesa en Cerdeña estuvo marcada por varios conflictos distintos, entrelazados en un mismo territorio pero con cronologías diversas, en un complejo ajedrez de señorías, de origen pisano, sardo, genovés y catalán, interconectado con otro tablero de juego aún mayor, el de los grandes poderes del Mediterráneo bajomedieval. En la imagen, el castillo de Burgos (Oristano, Cerdeña), residencia del Juez de Arborea Mariano IV, quien primero fue aliado y después rebelde a la casa real aragonesa. Sobre la imagen, espada de factura peninsular de fines del XIII utilizada después en la coronación del rey Martín I de Aragón. Mapa de Carlos de la Rocha.


Los ejércitos de la Corona de Aragón por Mario Lafuente Gómez (Univ. Zaragoza). En este artículo el profesor Lafuente describe los contingentes que formaban los ejércitos de la Corona de Aragón entre los siglos XIII y XIV. Detalla los distintos tipos de tropa de caballería, infantería, tropas de las naves, así como sus respectivas armas y modos de combatir. En la imagen, un pequeño detalle de la soberbia ilustración de Milek Jakubiec que representa a dos caballeros y un peón de la Gran Compañía Catalana quienes, cercados en un campanario por todo un ejército bizantino, protagonizaron una resistencia heroica hasta que el hijo del emperador les perdona la vida.

La guerra de las Vísperas sicilianas por Stefano M. Cingolani. En el complejo ajedrez político europeo, el Imperio y el papado eran enemigos
irreconciliables. El reino de Nápoles y Sicilia era una posesión imperial, en manos de un hijo natural del emperador. Roma se alió con la Francia de los
Capetos, entonces potencia ascendente, para arrebatar este reino al Imperio. El papa concedió el dominio de la isla al hermano del rey francés. Pero los sicilianos no aceptaron su dominio, masacrando a los franceses de la isla y entregando el trono a Pedro III de Aragón (cuyos derechos dinásticos derivaban de su matrimonio con la hija del anterior rey de Sicilia y Nápoles). Así comienza una guerra entre Francia y Aragón por el dominio de la isla, que consagrará la presencia del reino aragonés en el Mediterráneo, con consecuencias históricas de muy largo alcance. Mapa de Carlos de la Rocha.


Piratería y corso por Roser Salicrú i Lluch (IMF-CSIC). A finales del siglo XIII la crónica de Bernat Desclot ponía en boca de Roger de Lauria que, por aquel entonces, ninguna embarcación se atrevía a navegar por el Mediterráneo sin permiso del rey de Aragón, y afirmaba que tampoco ningún pez osaba asomar cabeza fuera del agua sin su escudo impreso en la cola. En la imagen vemos un detalle de la ilustración a dos páginas (de Sandra Delgado) que representa el abordaje de una carraca mercante angevina por parte de una galera de guerra capitaneada por Roger de Flor. El artículo también incluye esquemas con indicación de la nomenclatura y partes de algunas naves del periodo.


Almogávares en Bizancio por Chusé Bolea Robres. A finales del verano de 1303 el emperador bizantino Andrónico II Paleólogo contemplaba inquieto desde su palacio de Blanquerna en Constantinopla el ir y venir de las embarcaciones comerciales que atravesaban el estrecho del Bósforo. Pero lo que esperaba en realidad era que apareciese en el horizonte una flota procedente de Sicilia con las barras de Aragón por bandera. El Imperio de Bizancio se encontraban en una situación dramática a causa el imparable avance turco, y su última esperanza era la ayuda del ejército de mercenarios que ahora navegaba rumbo a Constantinopla. En la imagen un detalle de la llamativa batalla de Aulax (Alasehir, Turquía), donde en 1304 se enfrentaron los almogávares al ejército del beylicato de Germiyan; estupenda y dinámica composición de Pablo Outeiral.

Tipologías y tácticas navales por Mario Orsi. Los barcos y flotas de los reyes de Aragón se convirtieron en uno de los principales activos militares de la Corona, y ello se debió, en buena medida, a la excelente tradición constructiva de los astilleros de las costas catalanas, valencianas y baleares, capaces de tomar parte activa en todas las mejoras del arte de la guerra, la construcción naval y la navegación en el Mediterráneo de los siglos XIII y XIV. En la imagen, sección de una tarida o barco de transporte de caballos del siglo XIV, composición de Julia Lillo.


Y además, introduciendo el n.º23:

La batalla de Beth Horon por Arturo Sánchez Sanz. La Primera Guerra Judeo-Romana se convirtió en uno de los conflictos más importantes que Roma tuvo que afrontar en el siglo I d. C. Su inicio propició la llegada de la dinastía Flavia al poder y su fin la consolidó. La amenaza rebelde hizo peligrar la estabilidad de la frontera oriental del Imperio romano. En este contexto, la batalla de Beth Horon fue capital pues proporcionó a los judíos su principal victoria frente a Roma y propició que la insurrección se generalizara, pues se vio como una señal del apoyo divino. En la imagen, detalle del mapa que define el derrotero del contingente romano y los distintos hechos que condujeron al desenlace final, composición de Carlos de la Rocha.

http://www.despertaferro-ediciones.com/antigua-y-medieval/numero-actual/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Jue 27 Feb 2014, 16:25


DF Contemporánea Nº 2: Stalingrado (I): el asalto de la Wehrmacht


Stalingrado, un dilema estratégico por David M. Glantz. La decisión inicial del 6.º Ejército y del Grupo de Ejércitos B de capturar Stalingrado mediante un asalto ejecutado por cuatro divisiones y todo elemento Panzer y motorizado que  pudieran reunir puso en marcha una frustrante y sangrienta batalla de desgaste de tres meses de duración alimentada por las formidables ambiciones de ambos dictadores. La consiguiente batalla consumió al grueso del 6.º Ejército, diezmó a sus unidades motorizadas y Panzer, obligó a Hitler a comprometer al 8.º Ejército italiano y al 3.er Ejército rumano en posiciones avanzadas a lo largo del Don y fraguó la catastrófica derrota que acontecería a finales de noviembre.

Sexto Ejército, preparativos para la campaña por French MacLean. Ni el ejército alemán en su conjunto, ni el Sexto Ejército en particular, eran esos invencibles titanes que proclamaba determinada bibliografía de postguerra, aunque el Sexto Ejército fue con frecuencia el de mayores dimensiones de toda la Wehrmacht. Aquejado de una carencia de mandos experimentados, mientras operaba al final de una larga y precaria línea de suministros y con un equipo que fue rápidamente superado por el enemigo, el alemán fue en el fondo un ejército de la Primera Guerra Mundial en muchos aspectos –aunque llamado a cumplir con las expectativas de velocidad y profundidad de la Segunda Guerra Mundial– y, una vez más, condicionado por una guerra en dos frentes.


Primeros combates. Los suburbios de Stalingrado por Artem V. Drabkin. Para finales de agosto de 1942 el mando soviético comprendió que no había conseguido detener la ofensiva alemana sobre los accesos remotos hacia Stalingrado. La noche del 1 de septiembre el comandante general del Frente del Sudeste soviético creado el 5 de agosto, el general coronel A. I. Yeremenko, ordenó retirar las tropas del 62.º Ejército del teniente general A. I. Lopatin y del 64.º Ejército del general M. S. Shumilov y ocupar las posiciones del perímetro interior de la defensa en la línea Rynok-Orlovka-Gumrak-Voroponovo-Yelji-Ivanovka. Esperaban combates directamente a la entrada de la ciudad. Después de haber empujado a las tropas soviéticas hasta el anillo interior de las líneas defensivas, el alto mando alemán lanzó el grueso del 6.º Ejército del general F. Paulus y del 4.º Ejército Panzer del general H. Hoth contra el 62.º y el flanco derecho del 64.º, intentando explotar el éxito y apoderarse de la ciudad con el primer ataque. En ese sector los alemanes avanzaban con siete divisiones de infantería, dos divisiones Panzer y una motorizada. El grueso alemán contaba con unos 500 tanques, apoyados desde el aire por unos 1000 aviones de la  Luftflotte 4.

La Luftwaffe y el apoyo aéreo cercano por Adrian Wettstein (Militärakademie an der ETH Zürich). La Luftwaffe desempeñó un papel vital en la operación contra Stalingrado dado que era la principal punta de lanza de la Wehrmacht en la campaña y la ciudad se había convertido finalmente frente a las directrices originales de la operación Blauª Flota Aérea, que incluía el 61% del total de aviones alemanes en el Este, asumió el mando conjunto de todas las unidades de la Luftwaffe en el sur de Rusia. Dentro de la historiografía existe un debate recurrente sobre la causa de que los alemanes usaran su poder aéreo para reducir a escombros Stalingrado, a pesar de que tuvieron un impacto menor en las fuerzas soviéticas, en vez de centrarse en operaciones de interceptación Ejército de sus líneas de abastecimiento. Hay varios motivos por los que una campaña de interceptación era sencillamente imposible. En primer lugar, el VIII Cuerpo Aéreo carecía de los medios necesarios.


Tormenta sobre Stalingrado centro por Alexei V. Isaev. Uno de los rasgos istintivos de las acciones soviéticas durante la fase inicial de la defensa de lingrado fue su intensidad. Las tropas recibían constantes órdenes de ataque que, en cierto modo, estaban justificadas. Cuando la 13.ª División de fusileros de Guardias, mandada por A. I. Rodímtsev, entró en batalla, no existía un frente continuo en el centro de la ciudad y abstenerse de intentar reconquistar las posiciones alemanas aún sin consolidar podría haber parecido una precaución injustificable. Sin embargo, los repetidos ataques soviéticos, castigados por la supremacía artillera alemana, se tradujeron en elevadas pérdidas. La 13.ª División de Guardias sufrió enormes bajas en apenas unos días de combates. El 17 de septiembre, V. I. Chuikov (jefe del 62.º Ejército) informó al comandante del frente que ya había consumido sus reservas y que era necesario el refuerzo urgente del ejército con unidades de refresco, la única manera, según él, de salvar a la división de Rodímtsev de la total aniquilación.

La defensa de los distritos obreros por Elena M. Tsunayeva (Volgogradski Gosudarstvenny Universitet). Cuando uno habla sobre acciones de combate usualmente emplea la expresión “campo de batalla”. La imaginación sugiere un campo espacioso en el que dos ejércitos chocan para dirimir cuál es el más fuerte y quien defiende la causa correcta. Sin embargo en la historia de la guerra, tanto mundial como rusa, se dan muchos casos en los que el campo de batalla es una aldea, un pueblo o una ciudad. Pero Stalingrado quizá sea el único caso en el que el combate urbano se libró durante cuatro meses; dos estaciones consecutivas. Cuando uno camina por las calles del actual Volgogrado lo hace a través de un campo de batalla y encuentra “ecos” de los combates en lugares en construcción, obras de alcantarillado u otros trabajos en superficie. Solo el año pasado, entre los restos desenterrados de Stalingrado se descubrieron los cuerpos de 85 soldados y se desactivaron diez minas, bombas u otro tipo de proyectiles.


La naturaleza del combate urbano por David R. Stone (Kansas State University). La batalla de Stalingrado no solamente marca un punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, sino también en la naturaleza del combate urbano. Tanto alemanes como soviéticos se vieron forzados a improvisar una respuesta a las exigencias de la lucha en la ciudad desarrollando tácticas y técnicas en una pugna implacable por la supremacía, obligados a luchar de un modo que era ajeno a su experiencia previa. Los alemanes, imbatibles en la guerra móvil en terreno abierto, tuvieron que consumir sus reducidas tropas en la toma de cada edificio o incluso de simples habitaciones. El ejército soviético, dominado por una rígida jerarquía y una adhesión estricta a la doctrina, tuvo que habilitar pequeños grupos y alentar la iniciativa individual.

El combatiente soviético. Comportamiento y moral por Robert W. Thurston (Miami Univeristy). La batalla de Stalingrado continúa siendo uno de los enfrentamientos militares más destacados y sangrientos, en el que cabe plantearse cómo actuaron los soldados soviéticos ante la Wehrmacht y la Luftwaffe alemanas, las fuerzas armadas más efectivas jamás conocidas hasta entonces, y cómo logró el Ejército Rojo imponerse tras las enormes pérdidas de 1941-1942. El comportamiento de las tropas soviéticas en la batalla sugiere bastante sobre el funcionamiento del estalinismo, en especial sobre si este se basó más en el apoyo popular o en el “terror”. Stalingrado aún perdura en un torrente de obras cinematográficas, monografías y artículos, y no son pocos los que contienen rasgos obvios de afinidad ideológica en cualquiera de las direcciones.


Introduciendo el nº3:

Tres semanas de fuego y expiación. Las lecciones de la Guerra de Octubre por Juan José Oña. En las postrimerías de una guerra atípica como Vietnam, que involucró intensamente a una de las dos potencias mundiales, surgió un conflicto en un escenario distinto (Oriente Medio), tridimensional (aire-mar-tierra) y protagonizado por actores locales (Israel, Egipto y Siria, además de otros países árabes), en el que Estados Unidos y la Unión Soviética intervinieron de forma indirecta pero con una alta cota de tensión. Fue la guerra del “Día de la Expiación” de octubre de 1973, cuarta del ciclo de choques entre los aliados árabes y los israelíes desde el final de la Segunda Guerra Mundial y un enfrentamiento breve en lo temporal pero de enorme intensidad, que impactó hasta el final del siglo XX en las doctrinas militares internacionales, pues sus enseñanzas derivadas iban a influir notablemente en las concepciones aeroterrestres y aeronavales de los principales conflictos que surgirían en la década de los años 80: las guerras de las Malvinas, Líbano e Irán-Iraq.

http://www.despertaferro-ediciones.com/contemporanea/numero-actual/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Timoleon el Lun 24 Mar 2014, 21:53

DF Moderna nº 9: Richelieu contra Olivares. Francia en la Guerra de los Treinta Años


   Richelieu, Olivares y la secular rivalidad hispano-francesa por Fabien Montcher (University of California). A pesar de las guerras que salpicaron las relaciones entre la Corona francesa y la Monarquía Hispánica, la existencia de relaciones dinásticas, geoestratégicas, culturales, religiosas e historiográficas hicieron que el dialogo entre ambas fuera mucho más intenso y continuo de lo que se suele pensar, lo que muestra una realidad compleja que es analizada al detalle en este artículo. Mapa de Carlos De La Rocha.


   El Ejército de Richelieu: tradición, expansión y “reforma militar” por David Parrott (Oxford University). Rocroi sirve para justificar una reforma del ejército francés atribuida a Richelieu durante los años de su gobierno, una transformación en tamaño, organización, disciplina y tácticas que habrían anulado la superioridad previa del ejército español y habría hecho posible la victoria francesa. Sin embargo, extrañamente, las fuentes archivísticas francesas proporcionan escasas evidencias de que el ejército galo fuera reformado durante el ministerio del cardenal. Ilustraciones de Pablo Outeiral.

  La victoria inútil: Tornavento (22 de junio de 1636) por Davide Maffitornavento (Università di Pavia). Milán: plaza de armas de la Monarquía, escudo de Italia, pieza clave de toda la política militar y estratégica de la Corona de España. La ofensiva del ejército francés y de sus aliados italianos parecía poner en serio peligro al Estado Milán. En el artículo se analiza la batalla que enfrentó al marqués de Leganés y sus tropas con el invasor y las consecuencias que tuvo su desenlace para ambos contendientes. Mapas de Carlos De La Rocha.


  El Ejército de Flandes entre dos frentes (1635-1637) por Jonathan I. Israel (Institute for Advanced Study, Princeton). Para entender correctamente la situación estratégica en el oeste de Europa al estallar el conflicto hispano-francés en 1635, es importante recordar que la razón primordial por la que don Fernando de Austria –hermano pequeño de Felipe IV, Cardenal Infante y gobernador general de los Países Bajos hispánicos (1634-1641)– fue enviado a Flandes con un poderoso ejército en 1634 no era para atacar Francia o intervenir en Alemania, si no para restaurar el poder y la autoridad española en los Países Bajos tras las ruinosas y humillantes derrotas sufridas a manos de los holandeses entre 1629 y 1634. Ilustración de Ángel García Pinto. Mapas de Carlos De La Rocha.

  La gran ilusión: Francia en guerra (1635-1643) por Davide Maffi (Università di ilusionPavia). El 19 de mayo de 1635, con la declaración formal de guerra por parte de Luis XIII de Francia a la España de Felipe IV, se acababa un decenio de guerra fría entre las dos coronas durante el cual se habían producido varios enfrentamientos abiertos. Las guerras de Génova y la Valtelina (1625-1626), y las campañas militares francesas en el norte de Italia para asegurarse el control de la vital fortaleza de Casale de Monferrato (1628-1631), representaron, sin embargo, solo un paréntesis en una etapa de enfrentamiento marcado sobre todo por la actividad diplomática francesa en su búsqueda de aliados para enfrentarse a la casa de Austria. Ilustración de Sandra Delgado. Mapas de Carlos De La Rocha.


  Guerra, impuestos y motines por José Javier Ruiz Ibáñez (Universidad de Murcia). El ciclo bélico que la Monarquía Hispánica inició en 1618 con su colaboración con el emperador para someter la revuelta de Bohemia no se cerró sino hasta medio siglo después, por el tratado de Lisboa que reconocía a los Braganza la Corona de Portugal. Estos cincuenta años de guerra se llevaron muchas cosas y dejaron otras tantas de la que había sido la primera potencia mundial.


   Rocroi, 19 de mayo de 1643 por Julio Albi. No es fácil explicarse el mito que se ha formado en torno a la batalla de Rocroi. No produjo ningún cambio estratégico mencionable, ya que al final de la campaña de ese año, tras conseguir otros éxitos poco reseñables, el ejército francés se hallaba exhausto y diezmado por las bajas, debidas a los combates, las penalidades y la sempiterna deserción, mientras que el español se hallaba ya totalmente reorganizado. Tampoco reveló ningún fallo estructural en esa infantería española que una escuela cada vez menos vigente ha venido presentando como elefantiásica y rígida. Por fin, no fue ni la primera ni la última derrota de los tercios. Parecería, pues, que debería ocupar entre las grandes batallas de la Historia un lugar menor del que detenta. Ilustración de Julia Lillo. Mapas de Carlos De La Rocha.

   Y además, introduciendo el n.º 10:

Vauban y la guerra de los ingenieros por Jamel Ostwald (Eastern Connecticut State University). La imagen más extendida hoy día sobre la guerra de sitio en la Edad Moderna es la de una coreografiada y contenida partida de ajedrez en la que cada contendiente mueve mecánicamente sus piezas sobre el tablero según unas reglas estrictas, hasta que el rey es capturado sin apenas derramamiento de sangre. Sin embargo, a pesar de estos estereotipos contemporáneos, capturar una fortaleza alrededor del 1700 no era una operación mecánica que se desarrollaba con precisión científica. Más que seguir una fórmula concreta, los sitiadores de la Edad Moderna podían elegir entre un gran abanico de tácticas posibles y su misión era usar las herramientas a su disposición para tomar la plaza elegida tan pronto como fuera posible y al menor coste. Mapa de Carlos De La Rocha.


http://www.despertaferro-ediciones.com/moderna/numero-actual/
avatar
Timoleon
El chico de los periódicos

Mensajes : 4771
Fecha de inscripción : 09/09/2011

http://www.erepublik.com/en/citizen/profile/1816857

Volver arriba Ir abajo

Re: [Revista] Desperta Ferro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.